Decoración de cocinas pequeñas

En cualquier cocina es necesario contar con espacio de almacenamiento, para los accesorios, alimentos, y objetos que se van acumulando en esta estancia, y es especialmente importante el uso y aprovechamiento eficiente que se hace de ese espacio en cocinas pequeñas, de modo de hacer que el rendimiento resulte adecuado.

Una cocina con un diseño moderno y una estética agradable no garantiza el correcto aprovechamiento del espacio, por ello es que al momento de diseñar un ambiente, no sólo debemos pensar en el aspecto y la decoración, también hay que considerar los factores que hacen al confort y a la practicidad.

Para que el espacio disponible en cocinas pequeñas resulte funcional, nos abocaremos a comentar algunas ideas simples que pueden ser la inspiración que nos conduzca a reformar una estancia, y sobre cómo decorar cocinas pequeñas.

1. Es difícil prescindir de lugares de guardado mínimos en cualquier cocina, dado que son necesarios para los accesorios y utensilios que se suelen acumular en esta habitación. Esos espacios de almacenamiento sirven además para evitar la sensación de desorden que se puede crear cuando una cocina no está organizada.

Mantener el orden y la organización en la cocina es a su vez, una medida ideal para mejorar el efecto de limpieza visual, y evitar el agobio que implica un ambiente caótico.

2. Colgadores de cocina o ganchos para colgar utensilios, permiten aprovechar aun más el espacio de la cocina. Usando la superficie libre en altura, en paredes e incluso en el techo, con estas simples piezas, se podrán ordenar y tener a siempre a mano elementos como cucharones, ollas y sartenes, pinzas, por mencionar algunos.

Con este recurso conseguiremos liberar espacio en otros muebles, como cajones, o alacenas, y se aprovecha espacio que de otra forma no se podría, en paredes por ejemplo.

3. Para incrementar aún más ese preciado espacio de almacenamiento en cocinas pequeñas, las repisas y estantes se presentan como una solución asequible. Las baldas y repisas se podrán colocar en paredes con espacio libre, e incluso sobre otros muebles como aparadores y alacenas existentes en la estancia.

Para poner en práctica esta solución hay que tener en cuenta que si se instalan los estantes a mucha altura para acceder a ellos será necesario recurrir a taburetes o escalera. Por este motivo se recomienda utilizar este nuevo espacio de guardado para elementos de uso poco frecuente, de manera que acceder a estos objetos no se transforme en un incordio.

Autor: alberto